Érase un collar grande de color verde agua. Sus piezas habitaban comprimidas, un buen día se rompió el cordón que las unía y se empezaron a relacionar con otras piezas de diferentes materiales, formas, colores, tamaños y texturas…unidas a unos nuevos cordones nace la colección verag.