De patitas de banqueta a collares.
Necesitábamos reducir la altura de la banqueta de madera, cortamos las patas y sobraban cuatro interesantes cilindros que se convirtieron en la colección Madbanq.